HACIA UN NUEVO CONCEPTO DE IMITACIÓN: EL CONTAGIO MUSICAL

La evidencia actual indica que los efectos sensoriales auditivos de la música tienen la capacidad de gatillar una emoción, pero al mismo tiempo sabemos que la interocepción de las consecuencias fisiológicas de las emociones es capaz de generar el sentimiento, lo cual puede llevar al estado de actividad cerebral que determina una emoción . El objetivo de este trabajo ha sido realizar una evaluación de los conceptos asociados a la teoría de los afectos desde la neurobiología actual. De nuestro análisis se indica que si bien no existe un equivalente moderno del concepto barroco de imitación, esto no implica que la idea de imitación no tenga validez alguna.
En resumen, la teoría de los afectos es una consecuencia del racionalismo de los siglos XVII-XVIII y que llevó a generar una síntesis del conocimiento neurobiológico con las teorías musicales de la época con el fin de explicar la capacidad de la música de manipular emociones. Nuestro análisis indica el potencial de la interocepción como un equivalente moderno al concepto de imitación, a pesar de que una re-interpretación de la teoría desde la perspectiva neurobiológica actual es prácticamente imposible.