RE-INTERPRETACIÓN DE LA TEORÍA DE LOS AFECTOS

Hay tres elementos básicos a la teoría de los afectos: El concepto de afecto o pasión del alma, los espíritus animales como causa biológica de los afectos, y la relación entre afecto y efecto, que sustenta el concepto de imitación y es la base de la aplicación de la teoría de los afectos a la carga emocional de la música en el barroco.

En estudios de musicología el concepto de afecto barroco se ha homologado al término sentimiento , este engloba tanto la causa biológica (movimiento de la glándula pineal por los espíritus animales - concepción cartesiana) como la percepción del estado emocional debido a los efectos. Para avanzar hacia una comprensión moderna del concepto de afecto, es entonces necesario considerar un posible equivalente al concepto cartesiano de espíritus animales, ya que estos representan la causa biológica inmediata de los afectos.

Dado que los espíritus animales son entidades móviles a través del cuerpo y cuyo movimiento genera los estados emocionales, entonces se puede homologar a los impulsos nerviosos que transmiten información y la codificación neuronal distribuida que ahora entendemos es el correlato biológico del estado de actividad cerebral necesario para la generación de emociones.

La re-interpretación del concepto de imitación y la relación afecto-efecto requiere un análisis separado, por cuanto es central para la función de la teoría de los afectos en el contexto de la retorica musical.

La evidencia actual apoya un modelo en el cual las emociones tienen consecuencias fisiológicas sistémicas y la presencia de un sistema sensorial para transmitir los cambios del estado del cuerpo al cerebro y contribuir a la actividad cerebral asociada a la emergencia de emociones y sentimientos.